Un diplomado para educar sobre el derecho y uso racional de los recursos naturales

Your Logo

Desde la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UManizales, se ha consolidado una escuela para abordar el derecho ambiental que se nutre del conocimiento generado por los grupos de investigación: Derechos Humanos y Conflicto; y la Línea de Investigación en Derechos Humanos, Medio Ambiente y Territorio. Gracias a la producción investigativa que emana de allí, se han podido entablar relaciones con el sector externo para capacitar a profesionales de diferentes organizaciones sobre temáticas ambientales. Foto: cortesía Claudia Munévar Quintero.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Cuando se observa el desarrollo de los seres vivos, se identifica un ciclo que evoluciona a partir de un espacio determinado en el que existen las condiciones necesarias para la subsistencia. El suelo, el aire, la fauna y flora, los recursos naturales y todo lo que proporciona el planeta, son elementos determinantes para la conservación de la especie humana y de todo organismo viviente.

Bajo este horizonte, el ordenamiento jurídico ha contemplado un conjunto de factores físicos y biológicos que hacen parte del medio ambiente y que pertenecen a las personas, cuya ausencia o deterioro puede poner en riesgo la vida de los sujetos. En ese sentido, se habla del derecho ambiental, como aquella posibilidad de hacer un uso responsable y racional de los recursos naturales o elementos que rodean al ser humano y le permiten reproducir la vida por generaciones.

Entendiendo pues la importancia que alberga la protección de las condiciones que propician la vida, se consolidó el Diplomado en Derecho Ambiental de la UManizales, formación que celebra la graduación de su primera cohorte, cuya intensidad fue de 96 horas. Según lo manifestó Claudia Munévar Quintero, profesora de la Facultad de Ciencias Jurídicas y coordinadora de dicho diplomado, “durante las ocho sesiones que tuvimos, en las que participaron 24 estudiantes, se propusieron temáticas desde perspectivas generales del derecho, el medio ambiente y sus conceptos básicos, la responsabilidad del estado y los principios del derecho ambiental, el régimen del aprovechamiento racional de los recursos naturales, entre otros”.

Tu Foto

Claudia Munévar Quintero, es abogada, magíster y doctora en desarrollo sostenible, profesora investigadora, directora del Centro de Investigaciones Socio Jurídicas Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Manizales.

Foto: cortesía Claudia Munévar Quintero.

 

Cada uno de los estudiantes que integró esta primera cohorte, resaltó la calidad de los profesores por la destreza que demostraron en el desarrollo de los contenidos, el ánimo por querer garantizar un entorno saludable para las generaciones futuras, y la pertinencia de los temas en épocas en las que el medio ambiente se ha visto golpeado por las industrias.

Conozca algunos de sus sentires durante este proceso formativo:

 

¿Considera que la formación aporta a su crecimiento profesional y personal? ¿Por qué?

Luisa María Posada Bautista, ingeniera ambiental en la empresa Chec:

Sí, en lo profesional porque entendemos la importancia de la interdisciplinariedad en todos los procesos que se adelantan en las organizaciones y entidades del Estado, en lo personal, se comprende que no solo desde una profesión netamente ambiental se puede aportar a un mejoramiento del entorno en el que estamos; en el diplomado nos complementamos desde la variedad de profesiones y pensamientos”.

 

¿Qué fue lo que más disfrutó del diplomado?

Valentina Hidalgo Montoya, arquitecta y magíster en diseño del paisaje:

 

“La excelencia y el prestigio de los docentes y la variedad de experiencias profesionales y prácticas que recrearon el proceso de aprendizaje. La interacción con compañeros de disciplinas diversas y experiencia profesional, tanto en el sector público como en el privado. El campus universitario, el acompañamiento y la agilidad en los trámites administrativos”.

 

¿Qué le gustaría mencionar en relación con la experiencia vivida durante la formación?

 

Nicolás Alejandro Arango García, abogado de Coorpocaldas, especialista en derecho público:

 

Espero que la Universidad pueda continuar ofertando este diplomado de gran interés e importancia. Así mismo, que se pueda llegar a otras universidades para que los estudiantes se interesen cada vez más en estos temas, como también a servidores públicos de la autoridad ambiental y de la Rama Judicial que son quienes adoptan decisiones importantes y trascendentales frente a la planificación, manejo y control de los recursos naturales”. 

 

 

De los contenidos de los módulos, ¿cuáles cautivaron más su interés?

Patricia Varela, abogada y juez administrativa del Circuito de Manizales, especialista en derecho comercial, derecho administrativo y contratación estatal. Magíster en tributación:

 

Disfrute mucho, constitución ecológica y, régimen sancionatorio, el módulo de licencias y permisos, pues me propiciaron un conocimiento que no dominaba a profundidad. Fueron los mejores”.

 

Por su parte, uno de los profesores del diplomado, Francisco Javier Rivera, comentó que hoy en día es fundamental que la academia piense en el derecho ambiental. “Cuando uno empieza a estudiar derecho, una de las intenciones es construir sociedad y qué mejor manera de hacerlo desde este campo, pues tenemos la oportunidad de incidir en las regulaciones del ser humano respecto del medio ambiente como aquel entorno natural que hacen parte de la cotidianidad”.

También resaltó que, con este tipo de iniciativas, la Universidad se ubica en la vertiente del derecho ambiental que comprende la importancia de aprovechar los recursos naturales de forma responsable para lograr un desarrollo sostenible de las comunidades humanas.