Un futbolista que aprovechó la pandemia para emprender

Your Logo

“Hace tres meses estoy montando bicicleta con compañeros de la Universidad. Con ayuda de un guía conocemos las rutas porque somos muy nuevos en el tema. Nos ponemos de acuerdo por un grupo de Whatss App y recorremos a veces por Llanitos y La Violeta”

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

La vida de un futbolista es corta dentro de las canchas. Muchos de ellos no sienten temor y deciden iniciar su proceso como emprendedores. Hoy, a casi un mes de sostener Gratinados Emi-Dog, Adrián Leandro Cardona Ortiz, estudiante de cuarto semestre del programa de Administración de Empresas en modalidad virtual de la UManizales, hace de su balón, su bicicleta y su negocio, el triángulo con el que fusiona su vida.

Copa Chivas, un torneo anual organizado por el Club Deportivo Guadalajara al que acuden equipos en categorías menores, fue su primer compromiso internacional. Para entonces tenía solo 15 años y se formaba con las divisiones menores del Once Caldas, luego de su paso por Independiente Manizales.

“Fue una experiencia muy bonita porque fue la primera vez que monté en avión. Al entrar a Ciudad de México hubo mucha turbulencia porque es una ciudad muy contaminada. Sin embargo, conocí gente del Boca Juniors, el Arsenal Football Club y demás jugadores que llegaban de otros clubes”, contó el deportista que hoy tiene 30 años.

Como todo buen jugador, las recomendaciones se hacen visibles cuando se quiere explorar otros territorios. El técnico Jorge Ancízar Valencia, por ejemplo, lo recomendó cuando jugaba la profesional del Once Caldas para hacer parte de Academia F.C (Compensar). Luego, el empresario Marcelo Ocampo, lo ayudó para que en el 2015 integrara la nómina de La Equidad y posteriormente, en el 2016, la de Bogotá Fútbol Club.

Su siguiente parada fue en Panamá con el San Francisco Fútbol Club. Sin embargo, las condiciones de pago, hicieron que Adrián regresara a Colombia. Durante los seis meses que jugó en el país vecino notó el gusto de los panameños por la comida y la sazón colombiana por lo que decidió emprender años después, un negocio de comidas rápidas cuya especialidad fueran los perros suizos para expandirse en el territorio nacional e impactar en el mercado de Panamá.

“Gratinados Emi-dogs nace del nombre Emiliano, ese es el nombre de mi hijo de 10 meses. Hace cuatros años tuve un negocio parecido para centrar mi atención en el deporte. Tuve la idea de volver porque es un negocio rentable. Me proyecto al terminar la Universidad con una cadena de locales de la misma red y poner uno en Panamá”, señaló Cardona Ruíz.

Mientras lo hace posible adelanta sus estudios en la UManizales, la misma que por su talento y disciplina lo apoya con un descuento del 50% sobre el valor de su matrícula. Dentro de la comunidad estudiantil encontró otro pasatiempo: la bicicleta.