Estudiante de Psicología obtuvo segundo puesto en el Encuentro Nacional de Prácticas Exitosas, organizado por la Red de Prácticas de Psicología (Reppsi)

Your Logo

“Me apasiona enseñar a los niños que no existen emociones malas, que es normal sentirse feliz, triste, tener miedo o aburrirse, y que es posible buscar herramientas para estar cada vez mejor”: Luz Adriana Mejía Trujillo.


Manizales, 18 de septiembre del 2020


Los estudiantes del programa de Psicología de la Universidad de Manizales, se han caracterizado por realizar sus prácticas profesionales, a través de estrategias propias que aportan a la educación y que se convierten en proyectos de vida.

Luz Adriana Mejía Trujillo, es estudiante del programa de Psicología de la Universidad de Manizales. Durante su práctica profesional de IX semestre, tuvo la oportunidad de implementar un proyecto para trabajar la educación emocional en la primera infancia, el cual desarrolló dentro del Jardín Infantil Semillita.

Los conocimientos adquiridos en la experiencia y los resultados obtenidos, le permitieron participar en el Encuentro Nacional de Prácticas Exitosas, organizado por la Red de Prácticas de Psicología (Reppsi). Allí, logró obtener el segundo puesto por los aportes a la educación de su iniciativa.

Dentro de las estrategias desarrolladas por la estudiante, se identificó la conexión permanente con los familiares de los niños y niñas; además de la implementación de la caja de emociones, una herramienta que consiste en varios cuentos que narran los diferentes estados emocionales de una persona en circunstancias de la vida y lo que siente el cuerpo producto de ellas; así mismo, esta caja contiene un libro de actividades y retos que desarrollan los infantes y cartas con mensajes alusivos al campo de las emociones para ser compartidos con los participantes, entre otras cosas.

Mi interés en la educación emocional, nace porque cuando yo era pequeña, no me hubiera venido nada mal que me enseñaran a identificar y gestionar mis emociones”, expresa la autora del proyecto. Además, según ella, el 80% de las conexiones neuronales se dan entre los primeros seis años de vida, por lo que es una etapa clave para adquirir conocimientos significativos.

Tu Foto


La educación emocional se puede aprender en cualquier momento de la vida, pero es muy efectivo si se logra este aprendizaje en la época de la primera infancia, con el fin de procurar un mayor éxito en el desarrollo de la vida”, complementó Mejía Trujillo.

El proyecto continuará fortaleciendo sus herramientas para contribuir con el desarrollo educativo de los niños y niñas, y ayudarles en la consecución de sus sueños, pues la autora considera que, cuando existe pasión y entrega por lo que se hace, ninguna barrera imposibilita seguir avanzando.