El jugador de la UManizales al que técnicos rechazaron y hoy es un referente del fútbol caldense

Your Logo

Vélez, como le dicen sus compañeros, se coronó campeón de la Copa Ciudad de Villamaría, con el equipo de la UManizales, en el 2019

Fotos: cortesía

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

Dichos populares como “lo que se hereda no se hurta” o “hijo de tigre sale pintado” le asientan muy bien a Johan Sebastián Vélez Quintero, estudiante de noveno semestre del programa de Administración de Empresas de la Universidad de Manizales. Crecer en medio de una familia futbolera no fue la excepción para experimentar de primera mano los rechazos por parte de algunos técnicos que no coincidieron en su forma de juego.

 

Johan Sebastián se desempeña, actualmente, como volante de marca en el equipo de fútbol de la UManizales. Porta el número 32 en su camiseta, aunque reconoce que le gusta más el 8. Su padre, Héctor Vélez, un aficionado al fútbol colombiano, le inculcó su gusto por el deporte y rápidamente notó su potencial en la cancha. Aprovechó los contactos que le dejó su participación en torneos regionales para vincular a su hijo en escuelas de formación.

Tu imagen del Banner

Sebastián Vélez, junto a uno de sus grandes amigos en la UManizales, Eddy Santiago Castaño

“En mi casa solo se respira fútbol. Desde chiquito, mi papá me llevó por ese camino así que a mis 9 años yo ya estaba entrenando y disfrutando del fútbol. Siento que le heredé esa pasión y disciplina a mi papá. Mi mamá es educadora por lo que también creo que le heredé el gusto por el estudio”, señaló el jugador de 25 años.

Su  formación inició de la mano del entrenador Guillermo Parga en el Club Deportivo Academia Once Blanca. Luego ingresó a la sub-14 del Once Caldas, sin embargo, tiempo después con la llegada de Ancízar Valencia como técnico, Johan Sebastián salió del equipo. La historia se repitió con Francisco Cortés Correa, también conocido como “Tito” Cortés. 

Tu imagen del Banner

Sebastián Vélez, durante los Juegos Nacionales Universitarios de 2018, en Medellín.

“Nunca les guardé rencor, valoro que hayan sido sinceros. Yo no le gusté a “Tito” futbolísticamente y la verdad es que, disciplinariamente, yo no fui el mejor. Uno crece y ve a la vida de otra manera. También tuve a otros entrenadores que confiaron mucho en mi trabajo”, argumentó Vélez Quintero.

Jhon Jaime Ramírez y Eduardo Bedoya son los guías deportivos que apoyaron fielmente su talento una vez ingresó a la Selección Caldas. Se mantuvo allí un buen tiempo hasta que cumplió 20 años y viajó al norte del Valle de Cauca para  vincularse con Brillant Talents, una escuela que nació por la inversión de empresarios. Duró 1 año y 6 meses hasta retornar a Manizales.

“Cuando estuve en el Valle empezaron a pedir dinero y yo sinceramente no tenía con qué cubrir los costos de los viáticos para los compromisos que teníamos por fuera. Algunos compañeros que se fueron al exterior me comentan que no tuvieron una buena experiencia”, contó el estudiante.

En su llegada a su ciudad natal hace parte de un equipo villamariano, el mismo con el que jugaría por primera vez contra el combinado de la UManizales. La Institución Superior ganó el partido con varios goles diferencia, no obstante, Nelson Penagos, director del área de deportes de la Universidad de Manizales se le acercó y lo invitó a ser parte de la U.

En el nuevo equipo universitario estableció lazos de amistad con quienes, en algún momento y por diferencias socioeconómicas, llegó a tener malos entendidos y pequeñas discusiones. Hoy señala que gracias a ellos está donde está y ha aprendido de su experiencia.

“El fútbol me dio una lección de vida. Parecía ser una pelea de estratos pero uno no puede juzgar sin saber el esfuerzo que ellos hicieron para estar donde están ahora.  Agradezco al jefe de deportes Nelson Penagos, a mi entrenador y compañero Andrés Felipe Pérez y al profesor Fabio Andrés Hincapié. Gracias a ellos soy lo que soy ahora”, puntualizó.

Apoyar la oficina de Deportes, la construcción de los protocolos de bioseguridad y dar la bienvenida a los nuevos universitarios son algunas de las funciones que adelanta y que la UManizales reconoce por lo que cubre con el 100% del valor de la matrícula de su carrera profesional.

Johan Sebastián Vélez Quintero adelanta su práctica profesional en la División de Desarrollo Humano de la UManizales y espera también iniciar en esa misma institución la Especialización en Gerencia del Talento Humano.