Durante la cuarentena también se le apuesta al deporte

Your Logo

El deportista adelantaba su práctica en el colegio Boston sede Manizales y también fue suspendida.

Foto: cortesía

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Luego de que el Gobierno Nacional decretara el aislamiento social como una medida para evitar la propagación del COVID-19, distintos deportistas de la UManizales han adecuado sus entrenamientos habituales a otras rutinas con la ayuda de plataformas digitales. Esto como alternativa para mantener los hábitos de vida saludable en tiempos de cuarentena.

 

Yéferson Cardona Arias es estudiante de noveno semestre del programa de Psicología de la Universidad de Manizales. Su empatía con la adrenalina y la velocidad se hizo visible desde muy niño cuando eligió la bicicleta como su compañera favorita. Después cambió la velocidad por el down hill y lo convirtió en su nuevo estilo de vida y se formó en escuelas deportivas por un corto periodo. Sin embargo, en la UManizales descubrió otra pasión: el ultimate.

Dejó a un lado la bicicleta y la remplazó por un disco volador. Hoy pertenece a la modalidad masculina del equipo de ultimate de la UManizales, juega en representación del Club Privado Hakuna y, pocos días antes de la cuarentena, superó las pruebas físicas para conformar la Selección villamariana de esa disciplina.

“Justo antes de que sucediera la crisis en Colombia, me habían seleccionado. Lo ideal es continuar con los entrenamientos aunque ya no disponemos de una gran cancha. Aprovecho los espacios de mi casa para hacer ejercicios fáciles, los comunes”, contó el estudiante de 22 años.

Con el equipo universitario, Yéferson entrenaba dos horas cada sábado. A medida que fue convocado en los otros clubes, sus entrenamientos subieron a 10 horas por semana.  “Con la entrenadora del Club Hakuna hemos continuado con los entrenamientos. Ella nos envía las rutinas los lunes, miércoles, viernes y sábados a través del grupo de WhatsApp como si estuviéramos en un entrenamiento normal”, señaló Cardona Arias.

En caso de que el colegio donde venía realizando su práctica solicite sus servicios, Yéferson continuará haciendo un trabajo de acompañamiento estudiantil a través de teletrabajo. Entre tanto, aprovecha su tiempo libre recopilando material teórico y pedagógico con ayuda de su tutor de prácticas, una relación que también debió virtualizarse para darle continuidad a su proceso académico.